Cosas curiosas que pasan en Ámsterdam….

Amst000_03-01-2013_17-08-53Cuando el año pasado, estuve en Ámsterdam hay un par de cosas que me llamaron mucho la atención, y es que siempre en cualquier viaje tiene que haber algo que te llame la atención, sino diríamos que viaje mas soso, no? y que ahora revisando unas fotos, me vienen de nuevo a la cabeza. La primera, es que casi todas las casas están torcidas, pa un lado o pa otro, pero muchas, pero que muchas, torcidas también hacia adelante, y esto viene a dar una sensación de precariedad. La escusa que leí al respecto es que antiguamente los impuestos se pagaban por metros cuadrado de fachada y claro las construían tan estrechas que luego tenían problemas para hacer entrar los muebles y subirlos por las escaleras y por ello les daban esta inclinación a la fachada. Era para subir los muebles por las ventanas del frente sin que golpearan contra las paredes, pero no sé cuánto de verdad hay en eso.

Amst000_03-01-2013_17-14-29La segunda que cosa que me afecto como peatón ocasional en Ámsterdam, fue que no es fácil. Si. Efectivamente, ser peatón en Ámsterdam no es tarea fácil. Por las calles angostas del centro de Ámsterdam circulan autos, taxis, tranvías, tuk-tuks y muchas, muchas, pero que muchas bicicletas, por cierto todas viejas. Por lo que al cruzar una calle, son muchos los vehículos de todas clases que viniendo de todas direcciones, te se pueden llevar por delante.

Y porque he dicho que todas las bicicletas que se ven son viejas? Por otro lado, hecho constatable. En mi análisis, entendí que esto es consecuencia de un complejo proceso socio-cultural i mercantil que se mueve en un circulo vicioso.

Amst000_03-01-2013_16-45-11La bicicleta es un bien preciado ya que es el medio de locomoción más cómodo y rápido. Esto hace que haya muchos robos de bicicletas, que después de su uso, muchas acaban en el fondo de un canal.

Para evitar entonces que te roben la bicicleta, mejor usar la bicicleta vieja de la abuela.

Pero como siempre hay más nietos que abuelas, hay que fabricar nuevas bicicletas que se parezcan a la vieja bicicleta de la abuela.

Pero como todos quieren una de estas bicicletas, por ley de oferta y demanda, terminan siendo caras.

Y por último, uno al final recurre al mercado secundario y acaba comprando por dos duros una bicicleta usada, evidentemente robada. Mira por donde que igual en Amsterdam puedes comprar tu misma bicicleta dos y tres veces….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s