Vazaha!…vazaha!….

Si vas a ir por Madagascar y quieres pasar desapercibido, olvídate….eres blanco.  Es más, te lo recuerda todo el mundo constantemente por si no te hubieras dado cuenta.

_MD61358Cada vez que entrabamos a un poblado, salían corriendo hacia ti un montón de niños con los mocos colgando gritando entusiasmados mientras te señalaban con el dedo: Vazaha!, Vazaha!

Era la voz de alarma: ¡Hey muchachada!, ha llegado un tío blanco, calvo, feo y raro. Con zapatos, ¡a lo mejor hasta lleva calcetines!. Vamos a verlo y nos reímos un rato de él.

Justo en ese momento es cuando te das cuenta de que, efectivamente eres blanco, eres feo, calvo y para ellos un tío raro. Así que, puestos a que se rieran de mi , yo me esforcé en hacerlo de la forma más profesional posible.

El tema era que cuando salía la canallada, solo era cuestión de hacer un poco el payaso, siempre con el fin de poderlos fotografiar en su salsa.  Bastaba con sentarse en el suelo a hacer cualquier cosa y ver como en menos de 10 segundos nos rodeaban  10, 20, 30 niños que miraban con atención porque, claro, ver a un tío feo, calvo, blanco y raro poniéndose crema solar, o unas gafas de sol era la cosa más fascinante de la semana en cualquier pueblo de Madagascar.

Madagascar'18-206Y los adultos os preguntareis…? Bueno ellos por vergüenza no se arremolinaban a tu alrededor pero no perdían la ocasión de preguntarte por tu país, si eras del Barça o del Madrid y básicamente que caray se te había perdido por aquellos lares…

Los niños de la ciudad te saludaban en francés, Bonjour Vazaha, los niños de los pueblos por donde pasaban viajeros te extendían la mano y te gritaban, ¡Bombo Vazaha!, sus hermanos pequeños también movían la mano y decían ¡Bombo Vazaha! sin tener la más mínima idea de lo que significa pensando que es como se saluda a esos tíos blancos, calvos, feos y raros.

Los niños del  interior lloraban al verte, los mas mayores se te acercaban como quien se acerca a un perro que no conoce, con curiosidad y miedo y rápidamente echaban a correr entre risas nerviosas si te girabas o te dirigías hacia ellos: Vazaha!, Vazaha!. Ero un juego sin fin…

¡Que raro es este tío!, ¡y que raro habla!. ¡Vamos a seguirle a ver que hace!.

A la salida del pueblo, toda la infantada local caminaba detrás de tí y repetían cualquier cosa que uno decía,…aprovechamos para hacer país y íbamos todo el rato cantando aquello de “Viva Puigdemon, viva Puigdemon…viva Puigdemon”. No sé si esto era adoctrinar, pero ellos cantaban y reían que daba gusto verlos.

Los vazaha somos una fuente inagotable de diversión, somos incapaces de estar en cuclillas durante horas como cualquier persona, necesitamos zapatos para caminar, tantos años de escuela y universidad y no sabemos despellejar a un zebú, es más, ni tan siquiera podríamos matar y desplumar un pollo, algo que cualquier niña malgache de 4 años hace en cinco minutos.

_MD61381Es duro ser Vazaha. Todo el mundo quiere timarte, cobrarte el doble, el triple, buscan engañarte y se reírse de ti. Tuve en varias ocasiones tentaciones de  jugar al futbol con los chavales, pero mucho me temia que  acabaría lleno de moratones, completamente reventado, mientras los muy cabrones estarían frescos como rosas, si sonaba la música, mejor quieto, no fuera cosa de que todo el mundo se descojonara y me apuntaran con el dedo mientras mueven el culo y los hombros como si su cuerpo fuera de goma y el mío de madera.

Recién llegado me sorprendía mucho que caminando por la calle durante la noche (aquí no hay luz en las calles, ni siquiera hay calles en la mayoría de los casos), la gente nos saludara: Salama Vazaha!. ¿Como sabían que éramos blancos si no se veía ni un pijo? Si yo no les veía a ellos ¿cómo es que ellos sí me veían a mí?. Luego caí en la cuenta (soy un poco lento, lo sé) que yo soy blanco y él es negro así que cuando caminábamos de noche íbamos haciendo el payaso a grito pelao, a ver si al reírse les veíamos los dientes a la gente y les podíamos saludar nosotros  también

Ser vazaha entre la gen te es ser al único del grupo al que le picaran los mosquitos, el único que saltara cuando le caiga una cucaracha gigante encima, el único que se morira si bebe el agua del río.

Vamos que soy un mindundi, un pilililla, soy un Vazaha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s