Pongamos que hablamos de Aqaba….

41Aqaba0019Hablar de Aqaba es hablar, desde el punto de vista estratégico y no menos importante, de la única salida al mar que tiene Jordania. Desde la costa y enfrente pueden verse Israel y Egipto y la frontera con Arabia Saudí está a tan sólo a diez kilómetros. Un trocito de 24 kilómetros que el reparto de fronteras con tiralíneas que se hizo tras las II Guerra Mundial legó al reino Hachemita para que tuviera un puerto en el Mar Rojo.

Su ubicación en el Mar Rojo la ha convertido en el destino vacacional de referencia para los jordanos. Balnearios y hoteles de lujo se agolpan en su estrecha geografía. En el fondo, se trata de una ciudad de vacaciones de apariencia occidentalizada, aunque sus habitantes lucen una vestimenta árabe de lo más tradicional, ¡incluso en la misma arena de la playa!

40Wadirum0012Pero como al resto de los mortales, cuando oigo la palabra Aqaba automáticamente me acuerdo de Lawrence de Arabia y sus beduinos. Llegue a esta ciudad jordana como lo hizo él, a través del desierto del Wadi Rum, pero espero que sus habitantes tuvieran al final mejor concepto de mí que del enigmático Lawrence.

Aqaba fue una de las conquistas claves de Thomas E. Lawrence por servir de punto estratégico para el imperio otomano. Mientras que para los lectores de “Los siete pilares de la sabiduría” y los espectadores de la épica e inverosímil película de David Lean “Lawrence de Arabia”, el bueno de Lawrence fue el héroe que luchó por los desfavorecidos, para los del bando que supuestamente ayudó, los árabes, fue un jodido traidor y un espía al servicio del imperio británico.

53QsarAmra0014Pero bueno, eso ya pasó hace mucho tiempo y hoy Aqaba es una moderna ciudad portuaria.La ciudad en sí no es ni chicha ni limoná,es moderna y trazada con tiralíneas como todas las de estas costas, pero se ha convertido en un gran centro de vacaciones por sus bondades como balneario y sobre todo por sus buenas cualidades para el buceo. Cuando te sumerges en sus aguas, nada más entrar en el mar te encuentras con auténticas paredes de coral y toda una explosión de vida a través de los peces de mil colores.

En Aqaba no hay grandes playas: la mitad de los 24 kilómetros de costa están ocupadas por las instalaciones portuarias, vitales para su economía. Hace tres mil años el rey Salomón ya utilizaba el puerto de Aqaba para comunicarse comercialmente con el mítico Reino de Saba, que unos sitúan en el Yemen y otros en Etiopía, y servir de base para la ruta hacia las minas de oro de Ofir, un enclave misterioso que ha sido objeto de búsqueda durante siglos por parte de los cazadores de tesoros. Quizás se trate sólo de una leyenda. Quizás no. Pero de existir, se dice que debe estar en Etiopia o Sudán.

41Aqaba0025Pero por el contrario Aqaba está rodeada por las montañas más bellas de Oriente Medio. Son como esos cerros de cartón piedra que preparábamos de niños para los belenes. Desnudas, secas, duras, rugosas y ásperas, como la piel de un lagarto. Y muy altivas. Podrían ser una cordillera alpina, pero sin una brizna de verde. Solo el ocre terroso de unas piedras calcinadas por el sol desértico. Unas montañas que justo al atardecer, cuando los rayos oblicuos del ocaso pintan sombras y marcan relieves sobre su piel estriada, estas parecen ganar en altura y se hinchan hasta componer con su altivez y sus claroscuros, el telón de fondo perfecto que uno espera encontrar en un desierto bíblico.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Bonita historia… Tengo ganas de ir a Aqaba desde que vi la película hace ya varios años. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s