Francamente, prefiero una buena cerveza del país…

Pragakarlo0014Cuando estuve en Chequia, me di cuenta que esta república no solo es Praga; desde luego que no. Si tuviera que elegir un lugar por el cual empezar el recorrido por fuera de la capital, este sería sin duda Karlovy Vary, urbe de Bohemia. Asemeja una ciudad de cuento de hadas encajada en un estrecho y alargado valle por el que discurre el río Tepla.

Recuerdo que el casco viejo de Karlovy Vary es como un decorado histórico cuajado de edificios neoclásicos, barrocos y art noveau. Una diversidad arquitectónica casi perfecta, rota solamente por dos pastiches estalinistas de la época en que esto se llamaba Checoslovaquia y el comunismo era todavía una utopía para unos y un yugo soporífero para otros.

Pragakarlo0011Uno de esos atentados al buen gusto es el enorme hotel Thermal, en el inicio del paseo y que para nada encaja en la estética de la ciudad. El otro  es, curiosamente, la galería acristalada en pleno centro urbano que cubre el chorro de agua termal que dio origen a la ciudad.

 Karlovy Vary significa en checo las termas de Carlos. Un día del año 1370, al pasar  por el lugar en una de sus cacerías el emperador del Sacro Imperio Romano-germánico Carlos IV, descubrió unas fuentes de aguas termales en un paraje bucólico (imagino que en aquella época todo debería ser bucólico y salvaje en Bohemia). Las aguas curaron una dolencia de rodilla del magnánimo prócer y éste decidió construirse un castillo junto al geiser del que mana agua a más de 70 grados centígrados.

Con el tiempo, Karlovy se ha convertido en el balneario más chic de Centroeuropa, frecuentado por la jet, básicamente rusa y la nobleza. Sin embargo Karlovy Vary no es una desconocida para el turismo de masas. Sus habitantes se quejan de que lo que les llega en su mayoría son hordas de viajes organizados en autocar desde Praga a pasar el día, compran unas tonterias de cristal de Bohemia y se largan por donde han venido.

P1200613Ciertamente, el espectáculo mas divertido de Karlovy Vary, es ver los cientos de clientes de todas las edades, de los diversos hoteles y balnearios que salen a dar su paseo por las bellísima Promenade a lo largo del río Tepla, todos con su jarrita de porcelana en forma de pipa, muy característica de Karlovy Vary, para tomar las aguas de alguna de las 13 fuentes medicinales, cada una con temperatura y propiedades diferentes…o al menos eso es lo que cuentan los lugareños; aunque mi opinión es que salen todas del mismo manantial. Pero, ¿qué más da? La fe mueve montañas.

El caso es que la gente se empeña en hacer largas colas en una determinada fuente mientras que en la de al lado esta vacía. Algunas fuentes están cubiertas por elegantes galerías porticadas, otras, por un quiosco de madera o por un templete neobarroco. Una vez llena la jarrita, cada uno sigue su paseo bebiendo sorbitos del agua termal, la cual, a decir verdad, sabe a rayos.

Y así cada día, empezando ya desde primera hora, con la ración de agua termal de antes del desayuno. La verdad,…creo más en las propiedades curativas de la cerveza checa que en las de sus aguas termales, para qué os voy a engañar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s